Mis inicios

Notas en mi primer cuaderno de campo sobre cómo me aficioné a la observación y estudio de los animales

Notas en mi primer cuaderno de campo sobre cómo me aficioné a la observación y estudio de los animales

Los primeros años de la vida son, seguramente, los que nos marcan como personas, los que nos van diciendo cómo seremos después en la vida. Y a mi, como a tantos otros, mi infancia me fue indicando los pasos posteriores en mi vida como aficionado a conocer el entorno natural que nos rodea.

cuaderno felix

Como indico a mis 9 años en este querido cuaderno que conservo, como otros muchos, como un tesoro, todo comenzó con la lectura del primer cuaderno de campo de Félix Rodríguez de la Fuente, dedicado al lince y al gato montés. Como en tantos niños de España en aquellos años, Félix tuvo una influencia decisiva en mi amor por la vida salvaje, que se complementó con la afición compartida por mis amigos de infancia y por poder salir al monte casi todos los días a investigar todo lo que Rodríguez de la Fuente nos iba contando en sus publicaciones y programas.

Había intentado contactar con Félix Rodríguez de la Fuente a través de Adena

Había intentado contactar con Félix Rodríguez de la Fuente a través de Adena

Foto que venía en aquella carta que me hizo tantísima ilusión.

Foto que venía en aquella carta que me hizo tantísima ilusión.

Al vivir en Cangas del Narcea, rodeados de montañas, mis amigos de infancia y yo salíamos a intentar observar a las águilas y a los búhos, buscábamos nidos y rastros de fauna, hacíamos nidos artificiales y les colocábamos huevos que robábamos de mi gallinero y esperábamos ocultos a ver si venía maese raposo o algún cuervo… y así nos pasábamos los primeros años de la vida.

Recorriendo los montes cercanos a Cangas del Narcea con mis amigos de infancia.

Recorriendo los montes cercanos a Cangas del Narcea con mis amigos de infancia.

Esos aprendizajes activos en plena naturaleza y compartiendo la afición con los amigos, me marcó para toda la vida y enseguida comenzamos, además de hacernos socios de Adena y el Club los Linces, a formar nuestras propias asociaciones como el Club el Milano y el GECA.

Hoy, 37 años después, sigo dedicado al estudio y conservación de la naturaleza, a la educación ambiental y al ecoturismo, asumiendo las responsabilidades y compromiso de quien conoció profundamente el valor ecológico de toda una comarca que hoy ha sido declarada como Parque Natural, Reserva de la Biosfera y Zepa, reconociendo el gran valor ecológico que encierran estos valles y montañas del suroccidente asturiano.

De acampada con mi querido perro Inuk

De acampada con mi querido perro Inuk

Si después de conocer la biología del oso, lobo o urogallo, los bosques donde viven cuando se podía andar por ellos, antes de las normativas de protección de los espacios naturales, y vivir tantas experiencias en la naturaleza, uno no dedica su vida a proteger aquello que conoce y ama tanto, la vida carecería de sentido, todo habría sido en vano. Es por ello que, gracias a las enseñanzas de Félix Rodríguez de la Fuente y el apoyo de mis amigos con los que compartí tantas aventuras y comparto hoy día también , tengo la suerte de vivir en un lugar paradisíaco disfrutando cada día de la vida en estos cambiantes bosques y también del orgullo de mostrárselo a los demás.

Y este modesto blog, a modo de resumen de mi cuaderno de campo, pretende sólo compartir algunas vivencias con vosotros, tanto los que me conocéis y habéis compartido conmigo aventuras buscando al oso o tras las huellas de los lobos por estos montes, como con aquellos que también amáis la naturaleza pero vivís en ciudades y no os resulta posible acercaros a la vida salvaje tanto como quisiérais.

Cangas del Narcea, marzo 2015

Anuncios